G2

G2 ante el abismo: cómo los monarcas de la LEC complicaron su defensa del trono.

G2 marcó una época de dominación en el LoL europeo y se acercó como pocos occidentales al cetro mundial. ¿Cómo llegaron a una etapa de crisis?

Hakuna Matata. En medio de una crisis de resultados G2, el monarca europeo de League of Legends en el último año y medio, admitió la posición compleja en la que se encuentra. ¿La respuesta? Dejar jugar y dejar ser a sus integrantes enfrentando al Schalke 04, el peor equipo de la LEC.

El resultado fue una bofetada de realidad para la escuadra a cargo de Carlos “Ocelote” Rodríguez. La escuadra más débil en la élite europea desvalijó a los multicampeones 32 a 9 en kills y con más de 10 mil en oro de diferencia. Eas así como una temporada iniciada con el slogan de “¿Qué podría salir mal?” ha dejado como respuesta una serie de fallos y derrotas clave.

Cierto, un mal split no significa naturalmente un desastre organizacional. Menos cuando bajo la bandera de G2 se han logrado victorias importantes en Valorant o Rainbow Six: Siege, e incluso considerando una preparación limitada o la muerte del padre de Perkz, uno de sus principales baluartes. Pero el caso de su escuadra dedicada al LoL llama la atención de manera importante debido a que, en medio de una época dorada y con la misión de tomar por asalto World este año, haya pasado buena parte del split con resultados muy lejanos a la expectativa inicial.

E incluso así lograron ser terceros y ganar una plaza en playoffs. ¿Pero qué hizo distinto este split al dominio de los anteriores?

La competencia se transformó

Ocelote y Fabian “Grabbz” Lohman, el coach del equipo, han apostado por mantener en sus filas al equipo base que ha cosechado enormes triunfos continentales, internacionales y acercaron las narices al campeonato mundial. La ya icónica dupla de Rasmus “Caps” Winther (carril central) y Luka “Perkz” Perkovic (inferior), acompañados por Mihael “Mikyx” Mehle,  Marcin “Jankos” Jankowski (jungla) y Martin “Wunder” Hansen (central). Sin embargo, el resto de la competición preparó sus rósters para disputarle de tú a tú una competencia que, en el pasado reciente, llegó a parecer inexistente.

Un ejemplo es MAD Lions. El equipo originario de España mandó al bracket inferior de los play offs a G2 en el pasado split para terminar yéndose con las manos vacías. Una escuadra que era considerada por analistas como una agrupación de novatos con mucho por aprender logró arrebatarle un triunfo a la gran esperanza europea para Worlds de este años. Así, Andrei “Orome” Popa (superior) y Marek “Humanoid” Brázda ganaron confianza y experiencia para tomar las armas y enfrentar sin miedo una de las competencias más importantes en el mundo de League of Legends. Lo anterior aprovechando un buen desempeño en peleas de equipo, así como una maestría con la que aprovechan decisiones correctas en cuanto a macro se refiere.

Otra muestra es Rogue. No es precisamente uno de los equipos que los analistas hayan esperado en los primeros puestos para el split de verano. Sin embargo, se han dedicado a trabajar la toma de decisiones durante momentos clave de cada partida. Desde la manera en que se encaran los enfrentamientos, hasta el momento en el cual hacerlo. Kacper "Inspired" Słoma se ha convertido en un jungla a seguir, aprovechando las posibilidades que esta preparación ha significado para una escuadra donde las oportunidades no abundan, pero se toman de forma adecuada y oportuna.

Es así como la élite ha batallado por mantenerse. No sólo G2, sino también otros conjuntos acostumbrados a encontrarse en la parte alta de la clasificación como Origen o Fnatic. Esto junto con otros factores, los que han llevado a los hombres de Ocelote a localizarse en un bache duro de imaginar.

Vivir sin preocupaciones

G2 llegó a este split con la bandera de campeón y con el adeudo de un puesto en el Mid Season Invitational, cancelado a causa de la pandemia por el coronavirus. Pero eso no es la única motivación para relajar sus esfuerzos o, cuando menos, llevar de manera calmada el camino que representa la actual competición.

Uno de los detalles que le ha ganado fanáticos y detractores a G2 es su acercamiento poco serio a más de una partida. No sólo en LEC, sino incluso en Worlds. Ese tipo de juego que algunos han llamado de “freestyle”, especialmente en manos de Caps y Perkz, le ha brindado no sólo momentos espectaculares y eufóricos a la grada. También ha derivado en palizas que, de ser otro equipo, podrían haber dejado una cicatriz imborrable.

Sí, amamos ver a Luka convertirse en Uma Jan y jugar, literalmente, con Yasuo. Nos encanta mirar cómo Caps saca de la chistera jugadas de fantasía sólo por mera diversión. Pero al otro lado de la Grieta hay equipos cuya subsistencia y esperanzas dependen de responder con seriedad ante tal planteamiento.

G2 incluso, como mencionamos, llegó a encarar al último lugar de la competición bajo la propuesta de draftear campeones al gusto, jugar sin preocupaciones más allá de la diversión y con la convicción de entretener a la grada. El resultado, sin embargo, dejó de ser gracioso muy pronto.

Carne de analistas

Es verdad que el juego y meta juego de League of Legends obtienen renovación relativamente periódica con los parches y actualizaciones. Sin embargo, el estilo de juego y posibilidades de cada componente en un equipo difícilmente se transforman de manera radical. Es así como vemos, con mucha frecuencia, a las mismas caras en el podio de ganadores año con año.

La base de G2 ha permanecido casi inalterable en el último año y medio. Vamos, su único cambio real ha sido la sustitución como suplente de Hampus “Promisq” Abrahamsson por Kristoffer “P1noy” Pedersen. Los titulares han permanecido juntos durante mucho más tiempo de lo que suelen durar los rósters en este deporte electrónico, incluso considerando las ligas de élite.

La victoria del MSI y la provechosa campaña de Worlds en el 2019 hicieron de este equipo no sólo uno muy visto. Sino también uno muy estudiado por diversos analistas, tanto en la prensa como en cada uno de los equipos. Es complejo, con todo este tiempo acostrumbrado a jugar casi con los ojos cerrados con un compañero, encontrar variantes en el estilo de juego.

Los equipos invierten cada vez más en analistas dedicados exclusivamente a leer y descifrar el estilo de juego rival. Es claro que, con un cuadro que se conoce a la perfección, termina por existir mucho material para estudiar y encontrar claves precisas con las cuales darle la vuelta y hacerse con la ventaja. 

Origen, por ejemplo, aprovechó los constantes intentos de G2 para ir al frente y tomar la iniciativa ofensiva para castigar en la jungla a Jankos. También ha sabido dejar en desventaja a jugadores de amplia posibilidad como Perkz tan sólo en el draft. Este tipo de victorias no sólo se explican con un correcto desempeño en la Grieta, sino con un trabajo de estudio y análisis dando armas a los invocadores ante oponentes de renombre. Más cuando tienes el nivel suficiente como para competir en una de las principales ligas del planeta.

Esperando al momento crucial

G2 es un equipo que, por actitud, se da el lujo de perder partidas donde no se vea comprometido su avance a la siguiente fase en la competición. De hecho tanto fans como parte del entorno que rodea al equipo han asegurado que veremos el verdadero rostro del conjunto en la ronda decisiva.

¿El problema? Que actualmente G2 está en el borde de la zona que define a los candidatos por el título. Puede mejorar su posición con un par de actuaciones correctas, aunque lo acompañan en esa disputa contendientes de peso como Origen o Misfits. De igual manera, aún tiene el crédito por su campeonato anterior. Pero la época dominante de una escuadra ya legendaria puede terminar de manera más que abrupta si esta tendencia no encuentra una respuesta.

Ha sido una temporada complicada para G2, es verdad. Pero también hay que mencionar cómo basta mirar al conjunto en la parte media de la tabla y como uno de los últimos en clasificar a la fase final para que la situación llame la atención. Esto habla bien de los logros recientes que ha tenido la escuadra y lo habitual que se volvió verlos dominar la competencia.

Rogue, uno de los equipos punteros, enfrentó a los hombres de Ocelote en una fecha reciente. Fue una partida muy dura para ambos equipos, en los que la agrupación de los bandidos aprovechó posiciones ventajosas para emboscar a los samurái y tomar una ventaja que parecía hacerse definitiva. Sin embargo, como siempre, existe un resquicio para que un grupo de jugadores talentosos haga realidad jugadas de fantasía.

Justo cuando Rogue asaltaba al Barón, Caps hizo un robo espectacular del mismo. Con la bonificación que da este objetivo, así como con una correcta reacción en peleas de conjunto, G2 comenzó a ganar impulso rumbo a un regreso que parecía complejo al inicio. Incluso asediaron el nexo enemigo con una desventaja en el marcador de asesinatos, logrando un triunfo crucial para sus aspiraciones competitivas.

Es así como un equipo en relativos problemas, con una dificultad para competir en ciertos momentos del split, aún está vivo. De su capacidad para salir adelante ante este tipo de momentos depende de que su dinastía, la cual comienza ya a hacerse vieja, siga vigente en Europa.

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias