Usan en México Free Fire para secuestrar menores de edad

Utilizando el videojuego un grupo criminal privó a adolescentes de su libertad. Amenazaron con obligarlos a ser sicarios del narcotráfico.

Free Fire es, quizá, es videojuego más popular en México. Su alcance, potenciado por lo accesible de su funcionamiento, llega a millones de jugadores en el país. Especialmente niños y adolescentes. Por ello, por desgracia, es un terreno que puede ser utilizado por elementos del crimen organizado para fines poco gratos.

Cinco chicos de entre 12 y 15 años de edad fueron secuestrados en el poblado de Santa Lucía del Camino, ubicado en el estado mexicano de Oaxaca. Los chicos se habían conocido jugando Free Fire y habían entrado a un grupo de WhatsApp. A través de él, un grupo criminal los contactó para reunirlos en un cruce de caminos y subirlos a un vehículo.

Allí se les dijo que trabajarían como sicarios para el Cártel del Noreste. Se les señaló como aficionados a las armas y además, como parte de este trabajo forzado, se les indicó que podrían enviar dinero a sus familiar. O al menos eso señaló uno de los menores implicados a través de una carta.

Las Agencia Estatal de Investigaciones reaccionó a los reportes en torno a la desaparición de los menores y rastreó sus teléfonos celulares. Al encontrarlos una mujer, detenida, señaló que los chicos estaban reunidos para una fiesta. Por fortuna las autoridades no creyeron en la versión de la persona, procediendo a liberar a los jóvenes secuestrados.

Este tipo de casos no es un señalamiento de que los videojuegos sean un factor de riesgo. Más bien muestran cómo los menores de edad, sin la guía paternal en los entornos digitales, son un grupo de riesgo. Si tienes chicos jugando, vigila sus conversaciones y contactos en el juego de la misma manera que lo harías en otros espacios.

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias